Señales y órdenes de los agentes de circulación (2)

Continuando con las señales y órdenes de los agentes de circulación, es el momento de ver el significado que éstas tienen cuando las realizan los agentes estando fuera de su vehículo.

Empezaremos con el caso de un agente de circulación que se sitúe en la calzada con el brazo levantado verticalmente. Esta señal sirve para ordenar a todos los conductores que detengan su vehículo cuando se aproximen al agente, salvo en el caso excepcional de que no se pudiera detener el vehículo sin poner en riesgo la seguridad del resto de usuarios de la vía.

Esta obligación de detenerse también puede señalizarse mediante el balanceo de una luz roja o amarilla por parte del agente. Aunque en este caso sólo se detendrían los vehículos a los que se señalase con dicha luz.

En caso de que el agente estuviera con el brazo (o brazos) extendido horizontalmente, se deberán detener los vehículos que se aproximen al agente desde direcciones que corten la indicada por su brazo. Esta orden seguirá en vigor incluso si el agente baja el brazo, pudiendo reanudar la marcha sólo cuando el agente haga otra señal o cambie de posición.

Si el agente tuviera el brazo extendido pero lo moviera de arriba abajo, entonces no hay que detener el vehículo.

Por último a estas señales habría que añadir las sonoras, que son dos principalmente. Por una parte, varias toques cortos de silbato ordenan la detención del vehículo. Mientras que un toque largo serviría para ordenar la reanudación de la marcha.

Con esto quedan definidas todas las señales que los agentes pueden realizar para influir sobre la marcha de la circulación, ya sean éstas efectuadas desde el interior o el exterior de su vehículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *