Los diferentes tipos de velocidad

Aunque de forma habitual solemos hablar de la velocidad como algo genérico, es posible diferenciar distintos tipos de velocidad.

Una de las diferencias que podemos señalar es si ésta es adecuada o inadecuada. La primera podría definirse como la velocidad a la que debemos circular en un momento concreto, pudiendo variar según las circunstancias a las que nos enfrentemos (clase de vía, estado de la misma, climatología,…). La velocidad inadecuada sería el caso opuesto al anterior, no adaptándose a las circunstancias de la circulación, como por ejemplo sería el caso de circular demasiado deprisa con la vía mojada, sobrepasar los límites marcados para un tipo de vía concreto o circular a una velocidad excesivamente baja entorpeciendo el tráfico.

Por otro lado podría hablarse también de velocidad moderada, la cual puede englobarse dentro de la velocidad adecuada, pero con el punto característico de que es más reducida debido a ciertos condicionantes o posibles peligros de la circulación.

Por el contrario la velocidad excesiva es aquella a la que circulamos sobrepasando todos los límites fijados para el tipo de vía en el que estamos. Se trata por tanto de un caso concreto de velocidad inadecuada.

Finalmente podemos incluir en esta clasificación de distintos tipos de velocidad, la velocidad anormalmente reducida, que sería aquella claramente por debajo del límite inferior de velocidad permitido y que resulta altamente peligrosa por inadecuada.

Es importante recordar que en el caso de que nuestro vehículo circulase a una velocidad anormalmente reducida porque no existe la posibilidad de alcanzar el mínimo exigido, se deberán activar los intermitentes y la luz de emergencia para disminuir el riesgo de sufrir un percance con alguno de los otros ocupantes de la vía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *