Señales y placas distintivas

Algunos de los vehículos que circulan por la vía tienen características propias. Así, un coche de policía, un camión que transporte mercancías peligrosas o un vehículo agrícola tienen ciertas particularidades que conviene resaltar al resto de usuarios de la vía para que actúen en consecuencia. El método que se usa para esto son las placas y señales distintivas.

Colocadas en ciertos vehículos, estas placas y señales sirven como una forma de señalización óptica de forma que sirven para dar a conocer cierta información referente al vehículo que las porta. Entre ellas pueden destacarse las siguientes:

Todos los vehículos de policía deberán llevar rotulado a sus costados tanto el nombre del cuerpo policial al que pertenecen como su imagen corporativa. Sirve para señalizar a un vehículo de esta clase que no se encuentra en un servicio urgente.

Algunos vehículos tienen marcada una limitación de velocidad que no pueden superar. La forma de comunicarlo al resto de usuarios de la vía es mediante la colocación en la parte posterior del vehículo de un disco blanco en cuyo interior, en letras negras, se marca su velocidad máxima.

A la hora de realizar un adelantamiento, los vehículos largos (suyo tamaño supera los 12 metros) pueden suponer un auténtico problema para muchos conductores. Por ello se destaca esta circunstancia por medio de una llamativa señal reflectante de color amarillo con el borde rojo, que tiene unas dimensiones de 1300 milímetros de longitud por 250 de altura, estando centrada con respecto al eje trasero.

Por último, otra de los distintivos más habituales en nuestras carreteras es el de los vehículos que transportan mercancías peligrosas, los cuales se distinguen por dos paneles reflectantes de color naranja los cuales se colocan uno en la parte delantera y otro en la trasera y cuyas cifras identifican el tipo de materia que transporta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *